llegamos a última hora de la tarde y nos atendieron muy bien. La habitación preciosa (mejor que la que aparece en las fotos, con un mural impresionante) y el trato amabilísimo. Solo pudimos estar un día, y lo sentimos.