Un lugar como pocos para hospedarse, rezuma historia por todos sus rincones como lugar señero en la isla que fue La Orotava. El atendimiento estupendo a la par que sencillo. Traspasar el umbral de su puerta principal, significa trasladarte a épocas pasadas con solera y tradición. Tranquilidad e inspiración.