Nos alojamos este fin de semana y como siempre nos gusto mucho¡ El personal es muy atento y el restaurante tiene una buena relación calidad precio. Nos quedamos en la habitación número 5 y cuando llegamos teníamos una botella de vino tinto cortesía del hotel. Estaría bien que pusieran en esta habitación otro tipo de cortina para que no entre la claridad por las mañanas. El hotel es muy bonito , es una casa canaria antigua muy bien reformada. Volveremos seguro¡¡